Cómo ahorrar

La principal razón que tiene la gente para no empezar a invertir siempre es la misma: “no consigo ahorrar nada y por lo tanto no tengo dinero disponible”. Y es una buena razón si fuera cierta, pero en la mayor parte de los casos no es debida a la falta de ingresos sino a una mala planificación de los gastos.

No es que no puedan ahorrar es que tienen un esquema de gastos que les aleja de ese objetivo y no hacen nada por modificarlo.

Doy por hecho que nadie quiere vivir al día y sin un colchón económico que les respalde para imprevistos pero pocos se ponen las pilas para cambiar su situación. Crear grandes cambios en el futuro a menudo se consigue con cambios muy pequeños en el presente, es el efecto bola de nieve que en el mundo financiero lo es todo.

Y es que el interés compuesto es la fuerza más poderosa del universo (Albert Einstein).

Separa un parte de tu sueldo

Ahorrar es un gasto. Para salir de esta espiral tenemos que poner el ahorro como la principal prioridad. Los gastos inexcusables suelen ser la hipoteca o alquiler, los suministros de tu casa, seguros, préstamos….

A partir de ahora tienes que apartar una parte de tu sueldo para el ahorro y tomarlo como un gasto ineludible. No hay excusas de ningún tipo, el día que recibas tu sueldo apartas el 10% (mínimo) para ir creando tu cartera y mejorar tu futuro.

Seguramente piensas que es mucho y que no vas a llegar a final de mes pero sólo es cuestión de costumbre. Simplemente dejarás de gastar dinero en cosas que no son tan importantes como pensabas.

Ver: La importancia de la inversión periódica

Págate a ti primero

El primer pago que debes hacer al recibir tu nómina mensual es a ti mismo. En cuanto te llegue tu pago mensual transfiere la cantidad que vas a dedicar a la inversión. Lo mejor sería que establezcas una transferencia automática, así no habrá problemas de despistes ni de falta de disciplina.

Después de ti vendrán los demás gastos. No puedes dejar de pagar la hipoteca al banco, pues de la misma manera no puedes dejar de pagarte a ti mismo. Tú eres lo más importante y mereces invertir dinero en ti. Estás pagando a tu yo del futuro. Y crear un plan de inversión a largo plazo.

No hagas la trampa de decirte a ti mismo que ahorrarás lo que sobre al final de mes. Eso sólo te lleva a no hacerlo. Lo primero que hay que hacer es cambiar la mentalidad. Mantener la disciplina de ponerte en la primera posición.

Reduce gastos

Esta es la parte menos divertida. Sabemos que comprar cosas genera una sensación de bienestar, ¿ pero qué mayor bienestar que trabajar para nuestro futuro?

Controla lo que gastas cada mes y en qué exactamente. Cuando veas todo lo que has apuntado te sorprenderás, ya que los pequeños gastos imperceptibles al final suman un cantidad importante.

Paga en efectivo

Un buen truco es intentar pagar todo lo que podamos en efectivo. Está comprobado que pagando en efectivo nos pensamos mejor gastar. ¡Debe ser que ver el dinero marchar es muy duro! Psicológicamente nos cuesta más vaciar la cartera de algo tangible (billetes) que vaciar nuestra tarjeta de algo intangible (apunte contable).

No decimos que no tengas domiciliados en tu cuenta bancaria los recibos de los suministros de casa o el teléfono. Pero intenta pagar en el supermercado o cuando sales a cenar en efectivo. ¡Haz la prueba! Saca una cantidad del cajero a principio de mes e intenta vivir con ella hasta el mes que viene.

Piensa antes de comprar algo nuevo

Compramos cosas sin pararnos a pensar demasiado . Siempre hay que meditar si lo que vamos a comprar realmente lo necesitamos o lo compramos para sentirnos mejor. La satisfacción de adquirir y poseer cosas nuevas es inherente a la naturaleza humana.

cómo ahorrar

No hay que volverse un huraño, simplemente pararse a pensar por qué lo estamos comprando. Puedes hacer lo siguiente: cuando quieras comprar algo espérate un día. Si al día siguiente lo sigues queriendo, cómpralo. Pero te sorprenderás de las veces que pasado un tiempo ya no te interesa algo que hacía 2 horas deseabas.

Si algo no lo necesitas y de verdad no lo quieres, no lo compres.

Sigue un presupuesto

La mejor forma de conseguir algo es seguir un plan establecido. Una guía que nos conduzca a un fin deseado. Un presupuesto es eso: algo que tenemos que seguir para lograr los objetivos financieros que nos hemos planteado. Y nunca caer en la duda.

Un presupuesto tiene que contener los flujos de efectivo que tengamos cada mes y, en función de ellos, detallar cómo va a ser el plan de actuación deseable.

Flujo de efectivo mensual

El flujo de efectivo se compone de los ingresos que tenemos menos los gastos que soportamos. Los ingresos son nuestro salario, ingresos por rendimientos del capital mobiliario y otro ingresos.

En los gastos detallaremos cuales son nuestros gastos imprescindibles cada mes. Aquí pondremos el gasto en vivienda, suministros, gastos de transporte y alimentación.

La diferencia obtenida es el efectivo del que podemos disponer. Ahora hay que decidir qué vamos a hacer con él.

¿Qué porcentaje del sueldo ahorrar?

Lo ideal es ahorrar más de un 20% de nuestro salario. Sé que esto no es fácil en algunas ocasiones, pero no deberíamos nunca conformarnos con menos de un 10%. Tienes que definir que porcentaje va a ahorrar desde el principio.

Ese porcentaje lo transferimos desde nuestra cuenta y lo separamos. ¿Te acuerdas? págate a ti primero. El restante lo repartimos entre los gastos que hemos visto antes y los gastos que puedes tener a lo largo del mes en ocio.

Compara precios

Nadie quiere pagar más por lo mismo. No tiene sentido que el mismo producto o servicio te cueste más simplemente por no comparar precios. La pereza nos hace no investigar o movernos para lograr tener menores gastos y los mismo beneficios.

Sitios como Amazon ponen al alcance de tu mano saber los precios de los productos al instante. No es raro ver a la gente en las tiendas físicas mirando por el móvil para comparar los precios.

Tenemos que utilizar la tecnología para nuestro beneficio. Antes no teníamos más opciones que las tiendas que hubiera en nuestra ciudad. ¡Ahora el mundo entero es nuestro centro comercial!

Utiliza comparadores en Internet

Existen miles de recursos para encontrar los mejores precios de cada producto. No te quedes con lo primero que encuentres. Puedes comparar seguros, hipotecas, viajes, alojamientos o compañía de telefonía. Podrás ver en tiempo real el precio ofrecido por los diferentes competidores.

cómo ahorrar

Son muy sencillos de utilizar y en pocos segundos tendrás todas las opciones disponibles y las más baratas. Lo que antes te podía costar días llamando a todas las compañías ahora lo tienes sin salir de casa. ¡No tienes ninguna excusa!. Usar comparadores nos ha facilitado enormemente la vida y ha propiciado que los precios bajen en general.

Comparadores que te ayudan a ahorrar

El comparador de alojamientos Booking para mí es básico para cualquier persona que necesite moverse y le guste viajar. Nos ha simplificado la tarea de buscar y encontrar la mejor combinación de hoteles, apartamentos y hasta reservas de coches. En pocos minutos podremos tener los mejores precios, disfrutar de ofertas y comparar miles de opciones diferentes.

Booking: Encuentra hoteles y apartamentos al mejor precio en todo el mundo.

Comprar productos más baratos

Los productos más baratos no siempre tienen menor calidad. Hay productos que no tienen marca y se venden a un precio reducido respecto al mismo de las marcas conocidos.

No decimos que consumas productos de menos calidad. Simplemente atrévete a probarlos en algún momento y decide si merece la pena pagar más o no. A veces pagar más por un producto está justificado pero en ocasiones sólo pagamos la marca.

El fabricante muchas veces es el mismo. De esta forma no reduces la calidad pero si el precio.

Productos que integran varios servicios

Unificando varios servicios en un sólo producto podemos ahorrar. Ya bien porque pagamos la misma cuota por más servicios o porque contratando packs nos sale más barato que individualmente.

Si en una compañía telefónica contratas el móvil y la fibra a la vez te saldrá más económico que tenerlo por separado en dos compañías. Y te servirá como medida de presión para que te ofrezcan ofertas.

Funciona también en el ámbito financiero. Pagarás menos comisiones cuantos más productos contrates. Pero no contrates por contratar, sólo los que realmente necesites.

Por ejemplo, con estas tarjetas podrás sacar efectivo de cajeros gratuitamente en cualquier parte del mundo. No pagas por el efectivo ni por el cambio de divisa. Dos servicios unificados que nos ahorran dinero a la hora de viajar y gestionar nuestro patrimonio. Estas tarjetas para mi son las mejores para reducir gastos y permiten moverse por todo el mundo sin problemas.

Tarjetas recomendadas que te ayudan a ahorrar

N26: Transferencias gratuitas en varias divisas y muchas ventajas. ¡La Fintech del momento!

Bnext: 100% online, sin comisiones y con 10€ de regalo

Revolut: Transfiere dinero en diversas divisas y saca dinero de cualquier cajero del mundo gratis

Reduce tus deudas

Las deudas son una losa. Alguna son inevitables si queremos ser propietarios de una vivienda, por ejemplo. Pero las deudas de tarjetas de crédito o préstamos personales son totalmente prescindibles. Su existencia va a condicionar nuestro poder de actuación financiero.

cómo ahorrar

Si no puedes comprar algo que cuesta menos de 5.000 euros al contado, no lo compres. Ahorra y después lo compras. Los intereses van a hacer que acabes pagando mucho más de lo que realmente cuesta el producto.

Los tipos de interés de los créditos no hipotecarios suelen ser muy elevados. Si te metes en la espiral de tener siempre deudas que pagar va a ser muy difícil conseguir ahorrar. Lo primero es liquidar todas las deudas, menos la hipotecaria, y luego podemos empezar a crear un sólido plan financiero.

Aprovecha ofertas

Las empresas lanzan ofertas continuamente para promocionar sus productos. Que algún producto esté de oferta no quiere decir que tenga menos calidad que el producto de sus competidores. Las ofertas existen para llamar la atención del consumidor, es una forma de publicidad. Un producto puede ser muy bueno pero si nadie lo conoce estará destinado al fracaso.

Promociones de lanzamiento o crecimiento

Las empresas quieren que los consumidores prueben sus productos. Muchas veces no es fácil si hay artículos ya establecidos en ese mercado que copan las ventas. Bajando el precio de forma temporal consiguen que la población se anime a consumirlo. Y si el producto es bueno muchos repetirán.

Empresas en un nuevo mercado también promocionan sus bienes para darse a conocer. Es muy difícil desbancar a lo que lleva establecido toda la vida. Y la gente suele ser reacia a los cambios.

Siteground: Aprovecha un descuento en hosting con la mejor velocidad.

Ofertas por liquidación

Los productos tienen un periodo de comercialización. Las empresas continuamente están innovando y sacando revisiones de los bienes que ofrecen al mercado. Cuando una nueva versión se lanza al mercado las anteriores suelen bajar de precio.

Piensa en los modelos de coche cuando sale una nueva revisión. El coche no es peor de lo que era hace 2 meses, es el mismo, pero lo podemos conseguir por un mejor precio.

También alimentos con fecha próxima de caducidad pueden estar rebajados. Como ves la clave es encontrar la misma calidad a un mejor precio. En ningún caso bajar la calidad de lo que consumimos.

Conseguir ahorrar es fácil

El ahorro es algo fundamental en nuestras vidas, es lo que nos va a permitir invertir e ir alcanzando nuestros objetivos en el futuro, por lo tanto tenemos que darle la prioridad que se merece. Y la prioridad que se merece es la número 1.

La gente que no ahorra es porque ponen al ahorro en la última posición de su lista. Su pensamiento es ir gastando sus ingresos y si al final de mes sobra algo se ahorra. ¿Sabes qué pasa cuando piensas así? ¡Exacto!, que nunca sobra nada porque siempre surgen cosas en las que gastar.

Conocemos la psicología humana y sabemos que gastar en cosas no esenciales proporciona, en la mayor parte de los casos, bienestar y felicidad. ¡Como me gusta comprarme ropa nueva, un videojuego o el último modelo de móvil!, estamos programados para sentirnos bien comprando cosas nuevas y bonitas.

Y como nos sienta bien, si vemos que hay dinero disponible queremos disfrutar de las sensaciones que nos provoca. Es totalmente comprensible y no estoy diciendo que dejes de comprar y gastar. Simplemente tienes que cambiar tus prioridades para alcanzar un futuro mejor.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Javier Santiago Maldonado .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios SiteGround.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

No te pierdas ninguna novedad

Recibe las actualizaciones