Financiar una empresa

Alguna vez te has preguntado: ¿cuál es la manera correcta de financiar una empresa?. Una vez nos hayamos decidido a emprender definitivamente van a surgir una serie de aspectos económicos que tratar. Puede haber negocios que requieran muy poco capital para arrancar. Pero la realidad es en la mayoría de negocios tenemos que aportar un capital inicial con el que comenzar a trabajar.

Cuando tocamos este tema tan importante nos adentramos rápidamente en las posibilidades y factores que debemos de considerar en el momento de proyectar nuestro propio negocio o empresa Sobre todo si no tenemos el conocimiento necesario para llevar la idea a cabo. 

En este sentido, te recomendamos que hagas una lista con todos las necesidades de capital que necesitará tu negocio para comenzar a funcionar. También un previsión de los ingresos y gastos que tendrás en distintos escenarios. Es importante que contemples escenarios muy conservadores, eso te dará un margen de seguridad.

Estas previsiones te dirán cuales son tus necesidades financieras, y en qué plazo es factible obtener un flujo de caja positivo que permita la devolución. Una buena financiación tiene que proveerte del suficiente flujo de capital para poder invertir y lanzar tu empresa al mercado, pero sin ahogarte.

Junto a esto debemos de pensar y analizar un plan que nos permita llevar a cabo la financiación de nuestra empresa, por tal motivo te recomendamos los siguiente.

Solicitar un préstamo para financiar una empresa

Solicitar un préstamo, puede ser tu mejor opción, pero antes de hacer dicha solicitud analiza los factores y requisitos que debes cumplir, entre ellos se encuentra: plazo de pago del préstamo, comisiones o porcentajes que tendrás que cancelar, importe total del préstamo, etc.

Lo antes mencionado no lo puedes dejar pasar por alto, recuerda que tu negocio o empresa debe de proveerse en corto plazo el dinero invertido, además tendrás que cumplir el plazo de pago con el prestamista.

Financiación bancaria

El negocio tradicional de los bancos consiste en prestar dinero a la gente que lo demanda. El capital solicitado puede tener como destino el comienzo de una aventura empresarial. 

Las condiciones para que un banco te financie no van a ser fáciles. Las entidades financieras tienen herramientas que analizan el riesgo de cada cliente, basándose en su capacidad de pago. No es lo mismo pedir un préstamo con una empresa funcionando que para una idea, que puede funcionar o no.

Financiar una empresa

La parte buena es que el banco será muy minucioso con tu plan de negocio. Por lo que si accede a prestarte el dinero será un respaldo a que tu idea puede funcionar y generar beneficios en un futuro.

Analizará tu previsión de ingresos y gastos, y en base a eso se establecerá el capital máximo que pueden prestarte y las cuotas a devolver. Las cuotas tienen plazos de pago prefijadas de antemano, por lo tanto sabrás en todo momento cuánto tienes que devolver y en qué fecha.  

Es conveniente que escojas un préstamo que no tenga comisiones por cancelación parcial o total anticipada. Si las cosas van mejor de lo previsto, la reducción de deuda será un objetivo primordial.

Financiar una empresa con familiares y amigos

Este es un tema delicado y aparecen posturas encontradas. Si tienes un negocio que crees que puede funcionar muy bien, te verás tentado a ofrecer una participación a tus familiares y amigos. 

Seguramente ellos te vean tan convencido que no tendrán dudas de ayudarte y te prestarán el dinero. Pero las cosas nunca son seguras al 100%, y menos en los negocios. La relación familiar puede deteriorarse cuando entran temas monetarios.

La parte buena es que los intereses serán más bajos que con un préstamo bancario. Y que si sale bien estás beneficiando a los tuyos. Pero no recomiendo esta idea a no ser que entiendan claramente los riesgos que existen y los acepten.

Financiación propia

Puede parecer extraño pero puedes prestarle dinero a tu propia empresa. La razón es si no quieres establecer un capital social alto pero consideramos que la empresa necesita el dinero para comenzar. Así la empresa tiene liquidez y no es necesario que el capital social se dispare.

Cuando la empresa genere dinero podrá devolver el préstamo sin descapitalizarse. Recuperarás tu inversión y la empresa seguirá su camino. Evidentemente los intereses que le cobrarás a tu propia empresa serán mínimos o inexistentes. 

No me gusta mucho esta figura. Evidencia una falta de desconfianza y de no querer apostar por tu idea. Todo el dinero que quieras aportar a la empresa tienen que ser en forma de capital social. Así comenzaremos libres de deuda y el beneficio se podrá reinvertir en el negocio por completo. Una de las razones para emprender es que crees en tu idea y en tu capacidad para llevarla a buen puerto. Tienes que apostar por tu empresa y aportar lo que puedas en forma de capital social.

Financiar una empresa con un inversor

Para conseguir un inversor externo, primero debes realizar un plan de negocios que te permita persuadir a los inversores de que les ofreces una buena oportunidad. En este plan de negocio colocarás tus estrategias de mercado a corto, mediano y largo plazo. Además también es importante que hagas un estudio de la inversión a requerida y del flujo de ingresos y gastos que se prevén en distintos espacios temporales.

Si no realizas el paso antes mencionado, posiblemente no conseguirás un buen inversor capitalista que se interese en tu negocio. Recuerda que dicho plan de negocios debe estar por escrito y que deje constancia de todos los escenarios estudiados. Es importante realizar una buena presentación para que pueda consultarlo en cualquier momento. La transparencia y seriedad te ayudarán a captar financiación.

Presenta tu proyecto de forma clara

En este sentido, cuida mucho la parte administrativa y las ganancias de tu plan, trata que toda la estrategia se entienda, ya que será el punto más importante de todo el proyecto. Tu posible inversor analizará los pros y los contras del negocio, no lo olvides. 

Es por ello que te aconsejamos desarrollar un plan de negocio que demuestre ideas claras, innovadoras y viables. Resalta los beneficios de tus productos y servicios, de esta manera podrás generar más confianza y credibilidad a la hora de tu presentación.

Financiar una empresa

Ahora bien, si cuentas con la ayuda de un contable tu estrategia será más tentadora, debido a que un contable te asesorará y te ayudará a tomar decisiones estratégicas e inteligentes con respecto a tu negocio. Un contable externo te ayudará a darle forma a todo tu proyecto. Con la ayuda de las cifras e informes detallados sobre tu empresa, podrás generar un plan llamativo que te permita financiar tus ideas con mayor precisión. 

Dicho esto, el siguiente paso es considerar que existen distintos tipos de inversionistas y que antes de cerrar el trato con el primero que te ofrezca buenos números, deberías preguntarle cuáles son sus necesidades y requerimientos.

Ver: Cómo hacer un plan de negocios

Amplia tu capital con socios

La forma de conseguir la financiación de tu empresa sin la necesidad de acudir a una entidad bancaria es tomando la decisión de ampliar el capital social, permitiendo así la entrada de socios que aporten dinero a cambio de acciones o participaciones de la empresa. Estos socios no serán simples inversores y tendrán un papel activo en la empresa.

De igual manera te recomendamos analizar muy bien esta decisión, para que realices una buena oferta ajustada a los intereses colectivos. Esta decisión te quitaría el poder absoluto y la idea pasaría a ser compartida.

Dejando muy claro desde el principio, con documentos escritos, que papel tomaría cada uno y qué responsabilidad tendría. Podrás beneficiarte de las ideas y el conocimiento de los demás. La filosofía y forma de entender el trabajo, y el negocio, debe ser similar. Si te rodeas de socios competentes y con ideas comunes, más probabilidades tendrás de conseguir tu objetivo empresarial.

Intercambio de servicios comerciales

Esta idea es perfecta para proyectos pequeños que apenas están comenzando y no poseen el capital suficiente para invertir o una estructura de negocios definida. No es financiar una empresa en el sentido estricto, pero te ayudará a rebajar costes y crear contactos.

En este sentido, te comentamos que el intercambio de servicio comercial, basado en la realización de acuerdos con otras empresas y profesionales. Con el fin de resultar beneficioso para ambas partes. Si bien no es un método de financiación directo, ayuda a reducir los costes y representa un ahorro muy importante para las empresas que se embarcan en una relación de este tipo.

Para considerar este punto, te recomendamos que elijas empresas responsables que cumpla con las exigencias planteadas, además que aporten nuevas ideas y tengas excelente iniciativa.

Elabora fecha de entrega o de intercambio de servicio, hora, lugar, entre otros, estos te ayudarán a tener un control, así podrás apreciar los avances y beneficios que dicha relación te provee. 

Las formas de financiación antes mencionadas, son totalmente factibles y rentables, solo necesitarás una buena iniciativa de tu parte. Tratar de conseguir una financiación adecuada a tu modelo de negocio hará más sencillo dar los primeros pasos y poner los cimientos de un crecimiento sostenible.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Javier Santiago Maldonado .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios SiteGround.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

No te pierdas ninguna novedad

Recibe las actualizaciones