Plan de inversión

Tener un camino a seguir es fundamental en cualquier objetivo que nos planteemos en la vida. Si vamos improvisando en cada momento nunca conseguiremos ser constantes y disciplinados. Para que un plan de inversión tenga éxito necesita cumplirse a lo largo de los años.

Beneficios de un plan de inversión

Todo es más sencillo cuando sabemos que pasos tenemos que seguir para alcanzar una meta. Un gran objetivo no se consigue de un día para otro. No es sencillo y, por supuesto, nos vamos a encontrar obstáculos por el camino. Todo lo que tengas establecido de antemano va ser en beneficio tuyo.

Es nuestra guía de inversión

Los pilotos de aviones siguen una lista de comprobaciones a realizar antes de pilotar. Es una lista de procedimientos. Y van marcando uno por uno todos los pasos que tienen que dar. Piensa que son pilotos con miles de horas de vuelo. Saben pilotar perfectamente pero hacer uso de una guía les protocoliza el trabajo y se aseguran de que todo se hace como debe hacerse.

Plan de inversión
Seguir una guía nos facilitará cumplir nuestro plan

Ese mismo fin buscamos nosotros al crear un plan de inversión. Esa guía es un camino a seguir, que nos ayudará a transitarlo hasta nuestro objetivo final. Habrá momentos de duda porque las inversiones no son predecibles. Pero nuestro plan establecido nos va a decir que tenemos que hacer en cada momento.

Un plan de inversión crea seguridad y no deja nada a la improvisación. Antes de comenzar debemos definir que tipo de inversor somos, para poder elegir los activos más convenientes.

Definir cantidad del objetivo

Una inversión se compone de dos variables fundamentales: cantidad monetaria y tiempo. Puede que invirtamos con un objetivo cuantificable, como puede ser la compra de una vivienda. O puede que nuestro objetivo sea menos fácil de definir, en el caso de querer alcanzar una independencia financiera.

En cualquier caso, debemos fijar un rango de capital necesario para el objetivo. En el caso de la vivienda podrían ser alrededor de 200.000 euros, por ejemplo. Sabiendo la cantidad que tenemos que conseguir, el segundo paso es estimar en cuánto tiempo deseamos tenerla.

Definir el tiempo

Esta es una variable importante. No es lo mismo querer alcanzar un objetivo de 200.000 euros en 5 años que en 20. El tiempo nos marcará que tipo de activos tenemos que elegir y qué rentabilidad esperada tendremos que buscar. Una buena combianción activos hará que el riesgo que asumamos sea menor. Por lo tanto, una correcta diversificación será algo fundamental en un buen plan de inversión.

Recuerda que cuanto mayor sea la rentabilidad esperada, mayor será el riesgo.

Evaluación de la situación actual

Hay que definir cuál es nuestro punto de partida. El plan de actuación variará si nuestra posición actual es de 0€ o de 20.000€. Los ingresos, los gastos y las deudas también van a influir en la capacidad de inversión que tengamos cada mes.

Un plan de inversión debe ser realista. Es mejor pecar de conservadores en cada uno de los siguientes apartados. Es aconsejable ser precavidos y obtener un mejor resultado en el futuro, que ser optimistas y no lograr los objetivos.

Nuestra capacidad de actuación será el resultado de restar los gastos e imprevistos a los ingresos. A partir de ahora nuestra misión será intentar disminuir los primeros y aumentar los segundos.

Capital inicial

Se compone de las inversiones que ya tenemos en este momento y en el capital disponible para invertir ahora mismo. Al ser el primer paso del nuevo plan de inversión hay que decidir muy bien cual va a ser. Ten en cuenta que será la inversión que más tiempo estará trabajando para ti, tenemos que hacer que sea muy rentable.

Hay que analizar las inversiones ya existentes y decidir si merece la pena conservarlas o bien utilizar el capital en otras más adecuadas.

Ingresos mensuales

Los ingresos que obtienes de tu trabajo van a condicionar todo el plan de inversión. Si tus ingresos son altos tus objetivos se podrán alcanzar en menos tiempo o corriendo menos riesgo.

Pero de nada sirve tener unos ingresos muy elevados si tus gastos también lo son.

Gastos mensuales

Plan de inversión
Es imprescindible reducir nuestros gastos

Esta es la cantidad que se va de tus ingresos en gastos corrientes. Si son muy altos van a reducir tu capacidad de inversión. Unos gastos moderados son deseables para que tu patrimonio crezca rápido.

Distinguimos entre los gastos imprescindibles (vivienda, alimentación, comida..etc.) y los reducibles (ocio). No hay que vivir como un tacaño, pero el ahorro tiene algo de sacrificio. Piensa que cada euro que no gastes e inviertas se multiplicará en el futuro.

Reducir los gastos es una de las partes más complicadas de un plan de inversión. Esto es debido a que estamos acostumbrados a un nivel de vida. Nos sentimos cómodos. Y si reducimos los gastos vamos a tener la sensación de que vivimos peor. Pero gastar menos no siempre significa vivir peor.

Deudas vivas

Las deudas son una losa ya que reducen el efectivo disponible. Si tienes cuotas mensuales por préstamos de tarjetas o personales harán que tu capacidad de inversión sea menor. Las cuotas no son un gasto corriente, y nuestra finalidad será eliminar toda la deuda no hipotecaria cuanto antes.

Responsabilidades familiares

Todos tenemos responsabilidades familiares o sociales. Hijos o ascendientes a nuestro cargo que suponen un gasto real o previsible. Donaciones y ayudas al desarrollo también se incluyen en esta partida. Haz un cálculo de lo que supone y no escatimes.

Imprevistos

Pensamos que a nosotros no nos puede pasar, pero los imprevistos ocurren. Hay que tener un colchón que nos permita afrontar cualquier urgencia que se nos presente. Este dinero no lo invertiremos a largo plazo, lo tendremos en activos muy líquidos y de poco riesgo.

Los imprevistos pueden ser accidentes, reparaciones, enfermedades o cualquier cosa que haya que afrontar inexcusablemente.

Capital disponible

Habiendo analizado todas las partidas anteriores llegamos a tener el capital disponible para invertir. Si tenemos 100€ disponibles al mes la forma de actuar será diferente a si tenemos 1.500€. Los activos variarán y la rentabilidad esperada también.

Objetivos de un plan de inversión

Hay tantos objetivos como personas. Y un mismo tipo de objetivo puede tener cantidades diferentes según el inversor que lo plantea. Por eso la actuación a seguir depende exclusivamente de la persona interesada.

El plan de inversión depende de una persona y de su situación personal. Querer aplicar el mismo plan a dos personas diferentes no va a dar buen resultado.

Ver: Razones para invertir

Comprar un bien

Invertir para adquirir algún bien es algo muy deseable. Piensa que evitaremos el endeudamiento. En este apartado podemos definir muy bien el tiempo y la cantidad por lo que el plan de inversión será muy efectivo.

Un coche, una vivienda o el viaje de tu vida pueden estar más cerca si inviertes todos los meses. Sabiendo el horizonte temporal y el objetivo monetario, una correcta combinación de activos nos llevará hasta la meta. Elegiremos activos que no repartan dividendos ni cupones hasta la fecha deseada.

Planificar la jubilación

Invertir para la jubilación supone acumular capital para, en la edad de jubilación, complementar la prestación pública. Durante los años de la inversión primarán las rentabilidades a largo plazo y que difieran la fiscalidad lo máximo posible.

Plan de inversión
Disfrutar de la jubilación es una de nuestras aspiraciones

Nuestro objetivo no es una cantidad específica, sino una aproximación de lo que pensamos que nos hará falta. Tenemos que tener en cuenta el poder adquisitivo deseado y la esperanza de vida. Los fondos de inversión y las acciones que no repartan dividendos son ideales para esto.

Nos encontramos en un momento es que se duda de la viabilidad de las pensiones públicas. O, por lo menos, en que continúen siendo de la cuantía actual. El empobrecimiento de la población hace que cada vez haya más beneficiarios de las pensiones públicas. Con una natalidad por los suelos es difícil que las cosas puedan seguir hasta ahora.

No podemos, ni debemos, confiar en recibir un pensión pública suficiente para llevar un nivel de vida similar a cuando estábamos trabajando. Tenemos que complementarla con nuestro ahorro privado.

Independencia financiera

¿Nunca te has planteado poder depender exclusivamente de tus inversiones para vivir?. Que el retorno de tus inversiones te permita vivir es el sueño de un gran número de inversores.

Esto no significa que dejes de trabajar, significa que no lo necesitas. Este objetivo requiere de la acumulación de un gran capital, que varía dependiendo de las aspiraciones económicas del inversor. Esta meta es compleja y nuestro plan de inversión se compondrá de dos fases claramente diferenciadas.

Acumulación de capital

Para poder vivir de nuestras inversiones nuestro patrimonio debe ser muy alto. Me gustaría decirte que cualquiera ahorrando 100€ euros al mes lo puede conseguir, pero hay que ser realistas y saber que tendremos la limitación de nuestra capacidad de ahorro.

Durante muchos años debemos tener una gran capacidad de inversión y destinarlo todo a un tipo de activos muy específicos. Necesitamos activos con una gran rentabilidad esperada y que no repartan dividendos. La premisa es muy clara: todo se reinvierte.

Vivir de las rentas

Una vez conseguido el capital lo que queremos es vivir de él. Podríamos ir vendiendo un poco cada mes, pero no sería muy efectivo. Incurrimos en gastos de venta y tendríamos que hacer frente al incremento de patrimonio en renta. Recuerda que se lleva acumulando muchos años y las ganancias latentes deben ser altas.

Tenemos que virar nuestra inversión hacía acciones menos arriesgadas que repartan dividendos sostenibles en el tiempo. Ahora no necesitamos empresas de crecimiento. Necesitamos empresas muy establecidas, con ingresos recurrentes que repartan los beneficios entre los accionistas.

Educación e inversión para los hijos

La educación de los hijo o invertir algo para su futuro es un objetivo que comparten muchos padres. Nos encontramos con un plazo temporal largo, al menos 15 años, por lo que la rentabilidad compuesta tiene un papel importante.

Los activos elegidos son los que no repartan dividendos ni cupones, así el dinero no saldrá del activo y seguirá creando beneficios.

Fiscalidad de un plan de inversión

Poner atención a la fiscalidad de cada activo puede marcar la diferencia para que un plan de inversión que cumpla los objetivos o no. El horizonte temporal y la finalidad de la inversión son los motivos para elegir un activo u otro.

  • Horizonte temporal grande: Compraremos activos que difieran la fiscalidad hasta el momento de la venta. De esta forma los beneficios obtenidos generarán más rentabilidad a lo largo de los años. No nos afectarán fiscalmente mientras dure la inversión.
  • Búsqueda de ingresos: Si nuestro objetivo es aumentar los ingresos o, incluso, vivir de ellos, buscaremos activos que repartan dividendos. Nos afectará fiscalmente todos los años. En este caso buscaremos la combinación de activos adecuada para tener que pagar menos cada año.

Acciones y bonos

Existen acciones que reparten dividendos y otras que no. Es una política que decide la junta de accionistas de cada sociedad. Y además puede cambiar en cualquier momento.

Los dividendos y cupones de bonos tributan entre un 19% y un 23% dependiendo de la cantidad cobrada. Aconsejables para el cobro de ingresos periódicos.

Fondos de inversión

Los fondos de inversión no suelen repartir beneficios y se tributa por su venta. Sólo tributarán por el beneficio. Son ideales para una inversión a muy largo plazo porque además no tiene coste fiscal traspasar de uno a otro.

El incremento de patrimonio también tributa entre un 19% y un 23%, según la cantidad percibida.

Ver: Descubre las ventajas de los fondos de inversión

Fondos de pensiones

Durante los años de aportación puedes desgravarte la cantidad suscrita en la declaración de la renta, con un máximo de 8.000 euros actualmente. Pero cuando los rescatas tributas como si fueran ingresos del trabajo y no como un incremento patrimonial.

Cuidado con esto porque la tributación de rentas del trabajo son superiores a las del capital. No es un producto que me guste personalmente. Además para rescatarlos antes de tiempo no es tan fácil como los fondos de inversión.

Hacer un plan de inversión con ayuda de un asesor externo

Después de dejar claro cuales son nuestras prioridades, objetivo y horizonte temporal llega el momento de preguntarnos si podremos hacerlo nosotros solos.

Un experto te va a ayudar a dejar los conceptos claros y te explicará de forma concisa cual es el propósito de cada actuación.

Ventajas de un asesor de inversiones externo

Un asesor de inversiones conoce todos los tipos de inversores que existen. Para ti esto es nuevo pero él trabaja con cientos de personas que están en tu situación. Va a ser saber exactamente cuales son los activos recomendados en tu situación.

Realizará un seguimiento continuo que te presentará periodicamente para que los dos controléis como evoluciona. Estudiará el mercado para proponerte cambios beneficiosos.

El estudio y el análisis suponen un tiempo y unos conocimientos que los que quizá no dispongas. Rodearte de profesionales que hagan bien su cometido siempre va a ir a tu favor.

Inconvenientes de un asesor externo

Algunos asesores son caros y tienen grandes honorarios. Pero la realidad es que las tarifas suelen establecerse en función del patrimonio a asesorar. Si tienes un gran capital la factura será mayor.

Algunos asesores tienen barreras de entrada. Sólo trabajan con clientes de gran poder adquisitivo para que su trabajo resulte más rentable. Si tu capital no estarán interesados. Aunque hay asesores para todos los inversores, y mayor precio no siempre significa mayor calidad.

El gasto en un asesor financiero para que elabore un plan de inversión personalizado y se encargue de su control y seguimiento, no es algo que debes desechar de primeras. La elección de unos activos mejores que otros puede suponer una ganancia considerable a lo largo de los años. Una ganancia que superará por mucho los honorarios que tengas que abonar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Javier Santiago Maldonado .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios SiteGround.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

No te pierdas ninguna novedad

Recibe las actualizaciones